Buscar

Los malos tiempos



Todas las personas en este mundo pasamos por estos malos tiempos. No importa quien seas, si eres el personaje más famoso del momento, el más adinerado, de cualquier clase o raza, el más bueno o él más malo, eso no te será de gran ayuda porque alguna vez en tu vida tendrás este mal tiempo.

Como yo lo veo estos malos tiempos son necesarios así como el aire que respiramos, ya que esta mala racha te ayudará a conocerte mejor a ti mismo, entender qué quieres o qué ya no quieres, te ayuda a cuestionarte si lo que estás haciendo es lo correcto y si está mal te ayudará a corregirlo.

Es cierto que cuando atravesamos estos malos momentos somos incapaces de mirar más allá, es decir, nuestra mente sólo se enfoca en eso malo que está pasando y ni siquiera somos capaces de pensar que eso tan malo, tan triste, tan desagradable viene a transformar nuestra vida.

Aquí es entonces cuando nos preguntamos, ¿En qué puede ayudarme el dolor que esto causa? ¿En qué puede ayudarme que mi madre o padre falleciera? ¿En qué puede ayudarme que mi pareja me engañara o simplemente me dejara? ¿En qué puede ayudarme que me botaran de mi trabajo? ¿En qué me puede ayudar que mi hijo falleciera? ¿Cómo esto tan malo, tan terrible puede ayudarme?

Y la respuesta a todas estas interrogantes es una sola palabra: FORTALEZA

Aunque suene muy fácil sabemos que es difícil, porque nos cuesta muchísimo desarrollarla, porque nos concentramos en aquello que estamos perdiendo, en aquello que ya no estará más, nos quedamos pegados en el dolor y el sufrimiento que la situación nos da.

Nos dejamos derrotar, dejamos caer todo el peso de la situación sobre nosotros, sin entender siquiera lo que está sucediendo. Nos dedicamos a pensar en el dolor y la tristeza que sentimos sin mirar más allá.

Si es algún familiar que fallece no nos damos cuenta que es lo que debía suceder, si es una enfermedad la que a esa persona le tocó enfrentar no podemos ser egoístas y pensar ¿Por qué se nos fue? o ¿por qué me sucede esto a mí? ¿Por qué no vivió más tiempo?

En ese particular, es importante entender que cada ser humano en nuestra vida tiene un objetivo y que esa persona que se fue dejó en ti un gran mensaje.

Lo mismo pasa con niños que tristemente fallecen en pleno desarrollo o a temprana edad, amigos muy queridos, parejas y esas personas que a veces saben dejar una bonita huella en nuestra vida.

Esto es inevitable, es la ley de la vida, por ello ante estas situaciones, lo mejor es en un principio es permitirte sentir el dolor del momento, enfrentarlo, sufrirlo y llorarlo, pero también debes tener en cuenta que este dolor debe tener un tiempo en tu vida, no puedes pasar el resto de tu vida sufriendo, llorando, enfermo porque ese ser querido se fue a otro plano. Debe llegar el momento de aceptar.

Para lograr aceptar, lo principal es entender que esto sucede con una finalidad y de seguro una de las principales es la de mejorarte a ti mismo, hacerte más fuerte, con más compasión, reconociendo el valor de cada persona en tu vida, te llevará a tomar decisiones, a buscar ayuda, a encontrarte y una vez que lo hagas habrás entendido el mensaje y te darás cuenta del cambio que esa situación trajo a ti.

A veces, también alguna otra situación puede desvanecernos, una ruptura amorosa, por ejemplo ¿A quién no le han terminado?

Yo estoy segura que a la mayoría de los que están aquí leyendo, y creo que nos pasa igual que el caso anterior, entramos en duelo, porque lo primero que pensamos es que nadie nos va a querer de esa manera, o no va a ser igual. En este caso es inevitable darte la razón, es cierto, nadie más te va a querer igual… Va a llegar alguien nuevo que te va a querer mejor. Esto también es una ley de vida y depende de que tan abierto o cerrado estés a esa posibilidad.

Para cada problema hay una solución. Y mantener la guardia mientras nos enfrentamos a ellos es obligatorio, nuestra fortaleza debe desarrollarse.

Y es que pasa que los problemas son como lobos. Si están solos, no te atacan, pero si están en grupo, mejor corre.

No dejes que se acumulen, o tendrás que correr.

Sanemos cada una de las situaciones por las que pasemos, no lo dejemos sobre entendido, no sustituyamos una cosa por la otra y entendamos que todo lo que nos sucede en la vida no es casualidad y que la única razón que existe es que despiertes y que hoy puedes estar mejor que ayer.

Existe un poema de Jorge Luis Borges, que me encanta porque me ayudó a entender lo que me sucedió con el tiempo, aquí se los dejo y espero que les ayude:

"Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, que el amor no significa acostarse y una relación no significa seguridad; y uno empieza a aprender que los besos no son contratos y los regalos no son promesas; y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos. Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes... y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad. Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema. Que hay que plantar su propio jardín y decorar su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno vale, y con cada día... uno aprende. Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado. Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas. Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por compañía a tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla. Con el tiempo te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero. Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas. Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida. Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes. Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual. Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible. Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado. Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas. Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante. Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado. Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba ya no tiene ningún sentido. "

#soledad #despertar #resilencia #depresión #deciradios #separación #presente #aprendizaje #espiritualidad #desapego #seguiradelante

0 vistas

© 2017 by Polux Studio.

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round