Buscar

6 errores que te mantienen en Depresión



"Lo que eres hoy, es lo que tus pensamientos han creado. Lo que serás mañana, es a donde tus pensamientos te llevarán”- James Allen

A todos nosotros a lo largo de nuestra vida, nos han ocurrido situaciones tristes, estresantes y muchas veces fuera de nuestro alcance, que cuando no sabemos manejar las emociones que éstas generan en nosotros, se desencadenan un sinfín de pensamientos nocivos para nuestra salud mental.

En mi andar, he conocido personas que han pasado por estos períodos tristes, desoladores y estresantes, generando en ellos la aparición de la depresión, el miedo y la ansiedad. Pero, también sé y doy fe de que, cuando estás entienden su proceso logran superarse y transformarse.

Sin ir muy lejos en mí caso en particular. Recuerdo cómo en la cama una noche me encontraba abrumada de repente por un sentimiento de terror. Nunca había experimentado tal temor antes. Claro, yo tenía miedo de muchas cosas, pero este nuevo sentimiento era único.

Pero, también un día desperté y decidí que no debía seguir así, que esa no era la vida que yo quería para mí, no había más espacio para justificarme, y entonces, empecé a luchar; busqué ayuda, y entre tanto que busqué, encontré la respiración y la meditación, con las cuales logré superar mi depresión y pánico, y terminar con la tormenta que existía en mi cabeza.

Durante mi lucha me di cuenta de que me estaba obstaculizando a mí misma, y que sólo cuando superara los errores que venía cometiendo iba a empezar a ver progresos reales.

A menudo hablo con personas que han pasado o están pasando por el mismo tipo de problemas, y me doy cuenta de cómo muchos de ellos también cometen estos errores. Por eso te dejo una lista de los errores más comunes que nos mantienen en depresión.

1-. RESISTENCIA

Cuando nos sentimos de mal humor, deprimidos, o en pánico, nuestro primer deseo es deshacerse del sentimiento tan pronto como sea posible, para cambiar el mal estado en uno bueno. Esto es natural, es la forma en la que estamos hechos. Pero con demasiada frecuencia nuestros intentos sólo hacen todo lo peor.

La resistencia nos obliga a pensar constantemente acerca de nuestra condición, y enfocamos toda nuestra atención en ello, haciéndonos sentir mal cada vez porque estamos seguros de que la sensación no va a desaparecer.

Pero la verdad es que no se puede controlar todo. El intento de tener tu condición bajo control a menudo conduce a un exceso de presión y malos sentimientos no deseados. A veces, sólo a veces, es mejor ceder el control y dejar la resistencia.

Si nos relajamos y dejamos que nuestra depresión o pánico vengan sin tratar de controlar nada, aceptando que son sentimientos solamente temporales que pasarán a su debido tiempo, las cosas se vuelven mucho más fácil.

2-. SENTIRSE MAL, PORQUE TE SIENTES MAL

Empezamos a tener pensamientos tales como "Me voy a morir o me volveré loco", "Esto nunca va a terminar", y "No me gusta que no puedo disfrutar de la vida como los demás; Me siento absolutamente miserable".

Nuestra mente comienza a añadir nuevos miedos y emociones negativas a la depresión que ya tenemos. Y, estos miedos y sentimientos terminan constituyendo la parte principal de nuestra condición.

Nos pasa que nos culpamos a nosotros de tal situación, y no nos damos cuenta que es nuestra mente, la que hace que cada episodio sea insoportable, porque ella sólo está haciendo lo que mejor sabe hacer: Repetir… Repetir… Repetir…

Si no me crees, prueba el siguiente experimento:

  • La próxima vez que estés abrumado por un ataque, la tristeza o la depresión, tratar de simplemente observar tu pensamiento, sin quedar atrapado en él, identifica el detonante. Sólo míralo en su forma pura, sin ningún tipo de pensamientos. Trata de observar qué partes de tu cuerpo lo siente y cómo se va y viene.

De esta manera, podrás eliminar a tu mente de la fórmula de tu angustia. Te darás cuenta de lo mucho más débil que se volverá: tu ansiedad, tus miedos, tu malestar, porque ya no serán compatibles con tus patrones de pensamientos.

Regálate la oportunidad de cambiar, y empieza a sanarte a ti mismo, puedes empezar tomando notas de los resultados, si quieres. ¿Sería cierto que no todo es tan aterrador y terrible como parecía al principio?

Cuando TÚ dejas de alimentar a la depresión con pensamientos se hace mucho más fácil sacudirse y levantarse.

3-. COMPARAR

"Todo era tan bien cuando yo no estaba deprimido! Lo que en un tiempo era increíble, y lo horrible que es ahora. ¿Por qué no puedo volver a ser como antes?!"

Estas son el tipo de cosas que mucha gente piensa, pero tales pensamientos traen más que daño.

Si quieres vencer a la depresión, hay que dejar de comparar. Olvidar que hay un pasado y futuro. Lo que sucedió ya sucedió. No insistas, es momento de empezar a vivir en el aquí y ahora.

Sigue adelante con lo que eres ahora. Comienza con lo que tienes, y deja de pensar en cómo era todo antes.

Aprender a vivir en el momento presente, hará que su depresión sea mucho más soportable para ti, y empiece a disminuir.

4. CUESTIONAR

Muchas personas pasan horas preguntándose todo tipo de preguntas: "¿Cuándo terminará esto" "¿Por qué yo" y "¿Qué he hecho yo para merecer esto?"?

Existe una parábola budista que podría definir muy bien esto: “Deja de buscar el origen de la flecha que te lastimó, lo que usted necesita saber es como sacar la flecha”

Empieza a concentrarte en lo que te ayudará a transformarte más allá de tu depresión y no te molestes más con preguntas que no te llevarán a ningún lado.

5. CREERSE LOS MIEDOS

No hay nada a lo que debas temer, porque la naturaleza ha hecho al miedo para advertirnos del peligro. Estamos hechos de tal manera que nosotros instintivamente podamos responder al miedo.

Pero nuestro temor casi nunca se presenta debido a una amenaza exterior. Por ejemplo, el miedo a asfixia durante un ataque de pánico es simplemente engañoso. Deja de creer este miedo, y verás que nada sucederá. Sea lo que sea, deja de temer.

El miedo no es más que un sentimiento, una reacción química en la cabeza.

DEJA DE TOMAR EL MIEDO COMO ALGO REAL.

6. PENSAR QUE LA DEPRESIÓN ES A CAUSA DE UN EXTERNO

Este es uno de los errores más graves y comunes. Pensar que tu malestar está vinculado únicamente a lo que sucede en tu entorno.

Todo lo que necesitas para ser feliz está dentro de TI, y todo lo que necesitas para sufrir también está dentro de ti.

Tu depresión y miedos residen dentro de ti, así que donde quiera que esté, serán también, proyectadas sobre el mundo exterior.

Por supuesto, esto no significa que usted no debe tratar de mejorar su vida. En primer lugar, sin embargo, tiene que dirigir sus esfuerzos hacia el interior.

La razón por la que cometemos estos errores es porque la depresión o el pánico se abalanzan sobre nosotros, empezamos a pensar y actuar de la manera que nuestros instintos y sentimientos viscerales nos indican. "Ten miedo, huye, resiste, el peligro te espera en todas partes, estás atrapado", etc…

No te resistas a tu depresión, acepta tus temores y permíteles pasar simplemente; no te quedes atrapados en ellos y no creas en ellos; deja de comparar tu situación actual a como era antes.

Lo que hoy te digo puede ser el polo opuesto de lo que tu instinto te anima a hacer. Pero, hacer lo contrario es lo que definitivamente te sacará de la situación.

Y como decía Facundo Cabral: “No estás deprimido… Estás Distraído”

#miedo #depresión #ansiedad

242 vistas

© 2017 by Polux Studio.

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round