Buscar

Las grandes cosas comienzan en el interior



Desde muy pequeños nuestros padres siempre nos han “motivado” a ser o hacer cosas. No digo que esto sea malo porque su intención es buena, ellos piensan que hacen eso por nuestro bien para que mejoremos o aprendamos algo. Pero, la pregunta sería ¿Realmente hicieron lo correcto para nosotros?

Y es que pasa, que nuestros pensamientos son fruto de los paradigmas insertados (por el entorno en el que nos desenvolvemos) y lo más probable es que estemos repitiendo conductas, replicando modelos sociales de qué es lo mejor y eso es lo que nuestros padres hicieron con nosotros y de seguro nosotros mismos trataremos de insertar en nuestros hijos.

La realidad oscura detrás de esto es que nuestros padres pensaron en algún momento que nosotros no éramos capaces de ver lo que era bueno para nosotros, que quizás necesitábamos motivación para hacer las cosas, porque pensaron que no teníamos la suficiente confianza, sabiduría y motivación interior.

Existen 2 tipos de motivaciones, la externa, la que alguien más ejerce sobre nosotros mismos regularmente en forma de un premio, y la interna, la que simplemente nace de nosotros mismos.

Podemos imaginar a 2 personas, una que corre carreras por el premio que obtendrá por realizarla, y a otro que corre simplemente porque le gusta hacerlo. Evidentemente el primero tiene una motivación externa y el segundo una motivación interna. ¿Cuál de los dos disfruta todo lo que implica correr? ¿Cuál sentirá frustración si no gana la carrera? Si hubiera una carrera por alguna causa altruista, es decir, sin premio, ¿cuál de los dos la correría?

Quizás las respuestas a esta metáfora las encontramos muy rápido, pero las que no somos capaces de responder tan rápido son las que se refieren a nuestra vida, y muchas veces se debe a que no sabemos diferenciar lo externo de lo interno. Pero, la siguiente frase nos ayudará mucho a entenderlo.

“Si el huevo se rompe desde afuera, la vida termina. Si se rompe desde adentro, la vida empieza. Las grandes cosas siempre comienzan desde el interior.”- Jim Kiwik

Este pensamiento me llamó mucho la atención y me ha hecho reflexionar sobre cómo yo efectúo los cambios en mi vida. He identificado que los cambios que tienen éxito y que se convierten en cambios permanentes son, normalmente, los que comienzan desde adentro. Son cambios que los deseo hacer yo y que no han sido impuestos por ninguna otra persona.

Soy consciente que, al igual que el huevo, a veces necesito ayuda externa para poder “romperme”, el calor de una mano amiga me puede ayudar de una forma inesperada en mi proceso de cambio y deseos de avanzar. Al mismo tiempo sé que es esencial que yo comience a trabajar mis cambios desde adentro, al igual que la tortuga rompe desde adentro la cáscara de su huevo, para vivir.

¿Quieres efectuar cambios en tu vida? ¿Quieres mejorar tu bienestar? ¿Cómo puedes hacerlo?

Admito que no es sencillo, se requiere disciplina y dedicación. Un cambio significativo en tu vida raramente se hace de la noche a la mañana. Normalmente los cambios importantes tardan entre veintiuno a cuarenta días hasta empezar a crecer raíces fructíferas en la vida de una persona.

Quizás podrías comenzar con algo básico: pasar más tiempo contigo mismo. Así podrás conocerte mejor.

Quizás podrías comenzar a eliminar lo que consideres que son malos hábitos en tu vida.

Quizás podrías comenzar a meditar, o a meditar más tiempo o más profundamente.

Quizás podrías comenzar una actividad nueva: un deporte, el dibujo o la pintura, o inscribirte en un club de tu agrado.

Quizás podrías simplemente empezar a caminar, tal vez 45 minutos en la mañana o al final de la tarde.

Quizás podrías empezar a leer un buen libro, y descansar de los malos pensamientos.

Quizás y haciendo cada una de estas cosas podrías empezar a Despertar.

¡Pregúntate! ¿Qué cambio quieres efectuar en tu vida? ¿Cómo piensas hacerlo? ¿Cuándo vas a comenzar a hacerlo realidad?

Para poder mejorar tu vida y tu nivel de bienestar, los cambios tienen que nacer desde adentro, debes tener motivación y un compromiso serio con el cambio deseado, si quieres tener éxito.

Simplemente… ¡Haz que pase!

#cambios

1,081 vistas

© 2017 by Polux Studio.

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round