Un nuevo yo para mi 2020



Como les escribí en la mañana: “Aprovechemos la energía de los comienzos”, me activo por estos lados para desearles un Feliz y Bendecido 2020 y que puedan alcanzar todas las metas y sueños que en estos últimos días se han propuesto.


De mi parte una de mis promesas fue reactivarme a estar más cerca de ustedes y compartir un poco más de información en mi blog.


Como dice la canción Año nuevo… Vida Nueva.


Muchas veces deseamos cambiar algún mal hábito o introducir nuevas rutinas en nuestro día a día y no sabemos ni por dónde empezar. Nos llenamos de deseos, pero nos repetimos mañana empiezo, y ese mañana nunca llega.


Surgen problemas, excusas, otras prioridades, y nuestra mente empieza a repetir: "no tengo tiempo", “no tengo dinero”, “estoy cansada”, “lo hago después”. Trayendo como consecuencia la frustración que conlleva el ver que no somos capaces de arrancar, lo que aumenta la desmotivación y disminuye nuestra autoconfianza.


A veces incluso conseguimos iniciar una nueva rutina durante un tiempo (dejar de fumar, hacer deporte, comer sano, ser más organizado, ser más puntual) pero de repente un día volvemos a los viejos hábitos y abandonamos.


¿Frustrante no? ¿Te ha pasado?


Otras veces esperamos a Sentirnos Motivados para empezar, y esa motivación nunca llega, o dura poco. El problema es que la motivación viene con la acción, y no al revés: no es algo que se "encuentra" o "se pierde" sino que debemos crear, y cuando desaparece es un síntoma de que algo estamos haciendo mal (objetivos muy grandes, mala planificación, no tener claro el por qué lo queremos hacer, etc)


La motivación es un proceso donde el principal ingrediente son tus necesidades, sueños, diálogo interno y acción en el camino: se va construyendo mientras vas avanzando no antes.

Entiendo que cambiar de hábitos, destruir nuestras creencias limitantes e introducir nuevas rutinas es muy difícil de introducir en nuestra vida diaria, por ello he realizado una pequeña lista de cómo poder alcanzarlo.


1. Establecer metas específicas


Es bastante posible que se tengan muchas metas que se deseen conseguir para este 2020. Sin embargo, y como dice el dicho popular, quien mucho abarca, poco aprieta, y lo principal es que empecemos logrando lo que está en nuestras manos a corto plazo y colocar a largo plazo lo que requiera un poco más de nuestro esfuerzo.

Lo ideal es intentar introducir únicamente un hábito o meta al principio, como mucho dos, y esperar lograrlo al cabo de un tiempo.

Si se logra, se puede intentar incrementar el nivel de complejidad. Por ejemplo, si se deseaba caminar media hora al día, ahora se puede intentar que sea una hora o, incluso, hacer parte de ese tiempo corriendo.

Es muy importante que los hábitos a seguir sean definidos de forma muy concreta. No es lo mismo decir que se va a caminar media hora cada día después de comer que decirse a uno mismo que va a caminar.

En el segundo caso, es más probable caer en el autoengaño, diciéndose que por el hecho de haberse movido por dentro de la casa ya cuenta como caminar o, que como ya ha hecho lo que tocaba hacer, se podría decir que ha hecho ejercicio.


2. Definir un plan y dejarse de excusas


Siempre que se intenta introducir un nuevo hábito en la vida, surge la lucha constante contra la pereza y la vuelta a la rutina anterior.

Es habitual que uno se diga a sí mismo que no dispone del suficiente tiempo, que no tiene el material que toca, que tiene otras obligaciones, etc. El peor enemigo para conseguir un sueño no son las obligaciones o la falta de tiempo. El peor enemigo somos nosotros mismos.

Para acabar con estas excusas, lo mejor que se puede hacer es identificarlas y preparar de antemano todo lo que consiga evitarlas.

¿Hay otras obligaciones que hacer? Pues toca hacerlas antes.

¿No tenemos el material necesario? Seguro que en casa hay algo o, sino, se realiza un plan de compra con plazos y planificación para no afectar nuestra economía.

Los sueños no se van a cumplir por sí solos, hay que echarle ganas y empeño para alcanzarlos.


3. Programar recordatorios


No tiene mucho sentido concientizarse de que se va a seguir un nuevo hábito si después, a la práctica, se olvida que se tenía que hacer.

Gracias al avance tecnológico, los dispositivos inteligentes, tienen múltiples funciones, entre ellas la de poder programar alarmas personalizadas, en el que te puedas recordar qué debes hacer y cuándo.

Además, otra opción, un poco más analógica, es la de dejar notas en lugares estratégicos de la casa, como el espejo del baño, la puerta de la nevera o la pantalla del computador en el que estén apuntadas las cosas que se tienen que hacer.

Siguiendo esta estrategia la excusa de que se ha olvidado lo que se tenía que hacer ya no es válida.


4. Controlar el progreso


Cada cierto tiempo, es conveniente ver cómo se está dando el progreso.

Es muy importante revisar si se han dado avances, y la mejor manera de verlo es apuntando en una libreta o en el tu dispositivo inteligente los días en los que se ha y no se ha cumplido con el hábito a realizar.

Si se ha dado el caso de que ha habido algún día en el que no se ha hecho lo que se tenía que hacer, es muy importante apuntar el porqué de ello.

De esta manera, no únicamente se sabrá con qué frecuencia se está haciendo el hábito y en qué grado se está logrando el objetivo, también será posible detectar posibles obstáculos que hayan surgido durante el proceso.

5. Celebrar lo conseguido

De la misma manera que es muy importante ver en qué medida se está logrando lo propuesto, también es muy importante celebrarlo.

Aunque se haya fallado algún que otro día, es posible celebrar al finalizar la semana o el mes lo conseguido, permitiéndose algún respiro o capricho.

No obstante, las recompensas deben ser consecuentes y, también, deben ser algo muy puntual.

No tendría mucho sentido el celebrar que hoy no se ha fumado encendiéndose un cigarrillo a la mañana siguiente.


Si, si nos encanta pensar: “Que fácil se lee, pero qué difícil es lograrlo”.


Todos somos diferentes, unos somos más fuertes que otros, unos necesitamos ayuda para lograr cambiar hábitos y alcanzar metas y otros no tanto.


Si eres de los que necesitas un poco de ayuda no dejes de entrar en contacto con mi equipo en el correo: info@omshivaom.org y pregunta por mi asesoría personal para empezar este 2020 sin excusas, cambiando tus hábitos y alcanzando cada una de las metas que te propongas.


An Medina

1,979 vistas
unnamed-3.png
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Tumblr Social Icon
  • Instagram

© 2020 by Polux Studio.