Buscar

Espera menos, acepta más y serás feliz



Esperar menos y aceptar más, quizás este sea uno de los consejos que a diario le damos a muchas personas o que otras nos dan a nosotros. Pero, ¿Realmente sabemos lo que esto significa?

En mi caso en particular, me costó mucho entender ese “no esperar”, no esperar nada de nadie; ni de mi pareja, ni de mis amigos, ni de mis compañeros de trabajo, ¡ni de absolutamente nadie!

Al leerlo puede sonarte un poco chocante y hasta odioso, pero el esperar no tiene nada que ver con los demás, pero si tiene que ver mucho contigo, porque esperar, es aquello que tiene todo que ver con lo que tu deseas que hagan o digan las otras personas.

Y se preguntarán por qué y es lógico, o quizás, no tanto, pero ¿se han preguntado cuantas veces en un día se decepcionan de las personas?… Esperaba que nos viéramos, esperaba que fuéramos juntas de compras, esperaba que me visitaras, esperaba a que me hablaras por WhatsApp, esperaba que me dijeras que me extrañas, esperaba que me llamaras, esperaba, esperaba….

Si se dan cuenta, pasamos nuestra vida, nuestro día a día, esperando algo y lo peor de esperar algo es que uno se decepciona, desmotiva, desilusiona, sufre y lo pasa mal… Bueno quizás uno no llega a sufrir ¡o quizás algunas personas sí!

Yo esperé de muchas personas, cosas, tiempos, palabras, miradas, llamadas y un día me di cuenta que, mientras esperaba perdía, perdía tiempo, por qué no mejor yo hacer las cosas, por qué esperar que otro lo haga, y ahora que lo entendí, disfruto mucho más, me amargo menos, sufro por otras cosas, no espero tanto, y definitivamente entrego más.

Aceptar, el pasado, las conductas, las palabras, el tiempo... Aceptar que algunas personas son distraídas, o despreocupadas, o poco interesadas o aceptar que también existen personas que esperan, así tal cual como lo hacía yo.

Aceptar es la clave para empezar a sanarnos a nosotros mismos, liberarnos del dolor y de la rabia, porque nos ayuda a aprender a perdonar a los otros, y cuando les perdonamos, nos liberamos del hecho que nos hizo daño y sanamos por dentro. Pero muchas veces en ese proceso de sanación se nos olvida perdonar a la persona más importante: nosotros mismos, porque no nos aceptamos tal y como somos. Para muchas personas este concepto no tiene razón de ser, porque consideran que si han hecho algo que ha dañado a los otros, deben acarrear con la culpa del hecho durante toda la vida para así enmendarlo. Pero esta conducta, en lugar de ayudarnos, a la larga nos irá dañando y haciéndonos sentir más rabiosos con nosotros mismos, es decir odiándonos. Vamos por la vida sintiéndonos casi indignos de ser humanos, recordándonos una y otra vez lo estúpidos que fuimos, minando nuestra autoestima y nuestra autoconfianza, en un proceso que puede terminar afectando a nuestra vida de pareja, familiar y laboral. Por ello no podemos seguir culpándonos eternamente. Esto no significa que no asumamos la responsabilidad de lo que hicimos y que nos convirtamos en unos sociópatas a los que nos les importa el dolor ajeno. Muy al contrario, perdonarse a uno mismo requiere un proceso de reflexión, de aceptación de las propias debilidades y de nuestra propia responsabilidad así como de intentar reparar el daño que hemos hecho y, en un futuro actuar de una forma que no dañe a los demás. Perdonarse a uno mismo es necesario porque es parte de quererse y cuidarse a uno mismo. Igual que aceptamos a los demás con sus virtudes y sus debilidades, debemos aprender a hacer lo mismo con nosotros, a comprendernos y a aceptar que no somos perfectos.

Estas quizás sean sólo palabras pero estoy segura que si lo aplicas de apoco, por muy dificil que sea, lograrás ver una transformación en ti y en tu vida, porque insisto, no es lo que los demás hacen o dejan de hacer para con nosotros es lo que TÚ empiezas a hacer por ti. Es momento de despertar de la situación en la que te encuentras, toma el mando de tu vida deja de esperar que sucedan las cosas, acepta que ya no puedes cambiar lo sucedido, perdonate, perdona al resto y por favor decide seguir adelante...

#aceptar #perdonar #seguiradelante

0 vistas

© 2017 by Polux Studio.

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round