¿Cómo enfrento mis miedos?


“No es valiente quien no tiene miedo sino quien sabe conquistarlo”- Nelson Mandela.


Vivir sin miedo no es posible, el miedo es necesario, pero superar el miedo que nos impide avanzar, el que nos bloquea, es una de las mejores formas de crecer como personas y de alcanzar una vida más plena.


Todos, sin excepción, en algún momento de nuestras vidas hemos sentido o sentimos miedo. Es una emoción con la que nacemos y que en ciertas situaciones nos ayuda a protegernos del peligro. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones los miedos son irracionales, tóxicos y nos limitan enormemente nuestro potencial.


En mi proceso de crecimiento personal aprendí a ver el miedo como un gran maestro, en el sentido que me indica dónde cree mi mente que están mis límites.


Aquí me detengo un poco y te explico:


Es mi mente la que crea el miedo, la que se frena a través de mis limitantes… No yo.

Continúo… El miedo tiene como objetivo desafiarme a romper mis barreras y poder así ser libre para seguir mi propio camino.


“Si algo te da miedo ¡Sigue Adelante! Te estás desafiando a ti mismo… Vas por buen camino”.


Las situaciones que provocan el miedo son muy variadas. Podemos sentir miedo cuando creemos que nuestra vida está en peligro, como por ejemplo, ante un atraco, pero también podemos experimentar miedo ante la perspectiva de un hecho, como cuando caminamos por un callejón oscuro y solitario a medianoche. En este caso, no hay un hecho real que inspire el temor, pero nuestra fantasía se desboca imaginando todos los problemas que podrían ocurrir.


Esto implica que no solo tenemos miedo cuando percibimos una amenaza real a nuestro “yo físico” sino también cuando imaginamos una situación que podría representar un peligro. Obviamente, nuestra capacidad para anticipar el peligro nos permite tomar medidas para evitarlo y mantenernos a salvo por lo que estos son miedos racionales y perfectamente comprensibles.


No obstante, también existen miedos irracionales. Se pueden identificar porque nuestra respuesta es totalmente desproporcionada ante el peligro real que representa el estímulo. El ejemplo clásico son las fobias o los ataques de pánico, en las cuales la persona reacciona de manera exagerada ante una situación que no representa un peligro real para su vida, como cuando debe hablar en público o acercarse a un animal inofensivo.


Estos son el otro lado del miedo que no pueden solucionarse leyendo este post, y soy muy responsable a decírtelo, si sientes que tu miedo es más fuerte que tú, no lo dudes más, es necesario ver a un especialista que te ayude a solucionar y a entender lo que está sucediendo dentro de ti.


Luego de esta aclaratoria, sigamos entonces con el miedo racional ese que muchas veces no entendemos pero puede paralizarnos y llevarnos a accionar de manera desfavorable para nosotros.


Para empezar Pregúntate:


¿Qué me impide conseguir lo que deseo?

¿Es un miedo real o irracional?

¿Cómo cambiaría mi vida si lo afrontara?

¿Me estoy saboteando por miedo al éxito?


Da siempre la bienvenida al miedo. Haz lo que te da miedo, viéndolo como una oportunidad de crecimiento para salir de tu zona de confort y expandir tus oportunidades. Toma la decisión de cambiar y confía en ti.


Pensando en ayudarte a enfrentar tus miedos, te regalaré 5 claves para superar tus miedos, espero que sean de gran ayuda para ti.


1. Deja de huir. Cuando tienes miedo a algo, es natural que pongas excusas para evitar afrontarlo. Sin embargo, esta reacción provoca aún más miedo ya que este te persigue con más fuerza. Con esta actitud de huida acabas teniendo miedo al miedo, lo cual es mucho peor.


2. Deja de negarlos. A muchas personas les cuesta aceptar que tienen miedo. Se auto engañan contándose una historia falsa para demostrar una valentía que no tienen. El primer paso para superar un miedo es aceptarlo.


3. Deja de luchar. No veas el miedo como a un enemigo al que hay que derrotar porque siempre te ganará. Cuanto más luchas, más grande y poderoso se convierte. Date cuenta que en el fondo es una lucha contigo mismo.


4. Hazte amigo de tus miedos. Permítete sentir el miedo en tu cuerpo. Obsérvalo e identifica cómo se manifiesta, en qué partes de tu cuerpo, cómo reaccionas, ¿te sudan las manos?, ¿se te acelera el corazón?, ¿te tiembla la voz?, ¿te sonrojas?, ¿qué es lo que te sucede a ti cuando sientes miedo? Cuando lo tengas bien identificado date cuenta que es solo una sensación corporal, no te vas a morir por ello y empezarás a ser capaz de afrontarlo. Se trata de normalizarlo como una simple emoción incómoda y pasajera.


5. Afróntalos como una oportunidad para crecer. Cambia tu perspectiva y mira los miedos como grandes maestros que te desafían a ir más allá de ti mismo. Haz lo que te da miedo. Es la única manera que tienes de liberarte definitivamente de él.


Se trata de trascender los miedos. Tú eres mucho más grande que todos esos miedos construidos por tu mente. Ten presente que:


– El miedo siempre te acompañará mientras sigas creciendo.

– La única manera de liberarte del miedo es afrontándolo.

– No eres el único que tiene miedo. Todos sentimos miedo.

– La única manera de ser feliz es vivir sin miedos.

– Vencer el miedo asusta menos que sentirse impotente de por vida.

– El miedo no es más que una emoción. No le des tanto protagonismo.

– El miedo es lo contrario del amor. Elige amar y confiar.


¿Te imaginas cómo te sentirás cuando te hayas conquistado a ti mismo y seas capaz de hacer todo lo que te da miedo?


Es una cuestión de práctica, como todo. Practica el afrontar tus miedos para alcanzar la verdadera libertad. No pierdas la oportunidad de ir más allá de ti mismo. Sé constante y paciente y verás como de a poco los lograrás vencer.


An Medina.

2,354 vistas
unnamed-3.png
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Tumblr Social Icon
  • Instagram

© 2020 by Polux Studio.